domingo, 30 de junio de 2013

FIN DE CURSO . DESPEDIDA Y CIERRE.

HA SIDO UN PLACER COMENTARLES LAS ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LA LECTURA ESTE CURSO. TERMINAMOS CON UNAS INDICACIONES DE COMO FAVORECER LA LECTURA DESDE LA INFANCIA.
¿Cómo favorecer el deseo de leer desde la más tierna infancia?
Leer y tener una buena comprensión lectora es clave para el éxito escolar y para la calidad de la
educación y de la cultura. Las madres y padres pueden hacer mucho por la lectura y por su familia, si
siguen estos consejos y los convierten en hábitos. Si lo logran es como si diesen a sus hijos, por
adelantado, un “master universitario” para el desarrollo de sus inteligencias múltiples.
Según los especialistas, las madres o padres que les narran cuentos o les leen libros
infantiles a sus hijos en momentos de ocio o antes de dormir, como hábito cotidiano, favorecen el
deseo lector en los niños pequeños que, de mantenerse, será clave para crearles el hábito lector, la
riqueza de su vocabulario a la hora de expresarse oralmente, su interés por aprender a leer en la
escuela, de intentar comprender lo que leen y de mejorar en sus estudios.
Los avances de la neurología están demostrando que el cerebro infantil, incluso el cerebro
adulto, se moldea y mejora con las experiencias positivas, con la lectura, con los juegos de lógica y
con la buena música. Por eso, si queremos que nuestros hijos sean buenos lectores , sería conveniente seguir algunos de sus propuestas:
1. Crearse hábitos tranquilos y relajados durante el embarazo de la madre (música,
lectura...) y hablarle al neonato porque el tono de voz maternal será un vínculo afectivo de
apego muy importante.
2. Acariciar mucho al recién nacido desde el primer día, hablarle y cantarle nanas,
aunque, lógicamente, no entienda el sentido de las palabras.
3. Crearle rutinas y hábitos de tranquilidad emocional desde la primera semana,
alternándolos posteriormente con otros momentos de estimulación sensorial básica
(movimientos de objetos de colores, audición de música y palabras, masajes y pequeños
movimientos de manos y pies).
4. Cantar pequeñas canciones, recitar poesías y narrar cuentos sencillos debe ser un
proceso natural que se intensificará especialmente a la hora de prepararlo para dormir.
5. Contar cuentos antes de dormirse, desde los primeros años, crea un marco emocional
importante para el desarrollo del sueño, y será esencial para el desarrollo del lenguaje, de la
atención y de la inteligencia emocional. Esta práctica, que puede durar hasta que el niño lea
por sí mismo antes de dormirse (6-7 años) crea un “tiempo de calidad y un vínculo afectivo”
entre la madre o el padre con sus hijos o hijas.
6. Introducir los libros progresivamente: De “contar cuentos” a “leer libros de cuentos”
los padres y madres trazan un camino clave para el fomento de la lectura. Los niños y niñas
habrán crecido con ellos: de libros de dibujos para bebés a libros de pocas palabras, pasando
del cuento narrado al ilustrado y, de éste a otros libros con más texto escrito, según la
lectura aconsejable para cada edad.
7. Escuchar y comprender son dos funciones esenciales para el pensamiento
lingüístico que se desarrollan junto al proceso de ampliar su vocabulario y junto al
estímulo de su curiosidad útil, favorecen un interés mayor por aprender a leer por sí mismos.
8. Cooperar con la escuela: Los padres deben cooperar con el colegio de sus hijos y con su
profesor o profesora. Especialmente –en el tránsito entre la Educación Infantil y Primaria–
para estimular los requisitos y conceptos básicos (derecha-izquierda, abajo-arriba, dentrofuera,
antes-después,…) y ver su grado de madurez general y psicomotriz para prevenir
dificultades (déficits de atención, dislexia…) y que el aprendizaje de la lectura y la escritura
pueda darse de un modo graduado de la forma más activa y natural posible (interés por
leer, sentido de la lectura, percepción del contexto del mensaje, mecánica, comprensión y velocidad lectora.
9. Inscribirlos en alguna biblioteca pública, llevarlos a sesiones de cuenta-cuentos, a
marionetas o teatros infantiles, y realizar puzzles, juegos de palabras y juegos de mesa.
10. Ver la televisión con un tiempo limitado y seleccionando los programas o videos
adecuados, tras hacer los deberes, y a ser posible compartiendo y comentando con ellos lo
que ven para estimular una actitud menos pasiva y más crítica ante ella.
11. Dibujar y escribir pequeñas historias que les hayan sucedido, recrear héroes de sus
libros de cómic, inventar cuentos o realizar pequeños libritos ilustrados, son diferentes
formas de fomentar la lectura desde la propia escritura.
12. Dar ejemplo como adultos lectores que leen habitualmente, pero sin restarle la atención
que los hijos les demanden, porque podrían llegar a ver a los libros como sus “enemigos”.
EN SUMA: Fomentar la lectura en familia es una línea de acción clave para crear lectores,
pero también es fundamental para el desarrollo de su personalidad.
Amar a los hijos implica saber “quererlos bien”, de forma cálida y exigente, con ternura y
límites (amor, valores, criterios y normas), educándolos con un estilo parental responsable

No hay comentarios:

Publicar un comentario